miércoles, 8 de marzo de 2017

!Exigimos la libertad del profesor G.N. Saibaba, condenado a cadena perpetua por el régimen fascista hindú!

La Red de Blogs Comunistas (RBC) se hace eco de la denuncia a la condena del profesor Saibaba a cadena perpetua por el régimen fascista hindú, en el marco de la persecución contra toda protesta social y política y, en especial, contra los revolucionarios, el Partido Comunista de la India (Maoista) y el movimiento naxalita, y se une a la exigencia de su liberación.

!Viva la Revolución Naxalita y el PCI (m)!
!Libertad para el profesor Saibaba y todos los presos políticos del régimen fascista hindú!

***

INDIA URGENTE: El profesor G.N. Saibaba condenado a cadena perpetua.

Un reporte de la agencia IANS informa que el profesor de la Universidad de Delhi G.N. Saibaba
junto a otros cuatro acusados de tener vínculos con el clandestino Partido Comunista de la India (maoísta) han sido condenados a cadena perpetua por el Tribunal de Sesiones de Gadchiroli (Maharashtra).

El profesor Saibaba, de 47 años y con una minusvalía de un 90% fue detenido en mayo de 2014 acusado de ser miembro del PCI (maoísta). Después de permanecer en penosas condiciones en la cárcel de Nagpur, fue autorizado, en régimen de libertad condicional, a seguir un tratamiento médico en abril del pasado año.

La fiscalía sostuvo que Mishra, Tirki y Narote entraron a los bosques de Gadchiroli en Maharashtra para reunirse con Narmada Akka, un alto comandante maoísta, del que recibieron 500.000 rupias, para entregar al profesor Saibaba con el objetivo de difundir la ideología maoísta en el la ciudad.

Junto al profesor Saibaba han sido condenados a cadena perpetua el estudiante de la Jawaharlal Nehru University y miembro de la Unión Democrática de Estudiantes (DSU), Hem Mishra, el periodista Prashant Rahi, Mahesh Tirki y Pandu Narote.

Miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario, el profesor Saibaba es un prestigioso intelectual revolucionario y su caso ha levantado una importante ola de solidaridad a nivel internacional, siendo su caso tratado incluso en el Parlamento Europeo.

correovermello-noticias

sábado, 4 de marzo de 2017

RBC con la mujer proletaria y revolucionaria: "Anuradha Ghandy, la rebelde"

La Red de Blogs Comunistas quiere conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora, el día de la mujer que se pone al frente de la lucha contra toda explotación, recordando a Anuradha Ghandy, militante y dirigente naxalita y del Partido Comunista de la India (Maoísta).

Ya en la Universidad se unió al Movimiento Juvenil Progresista (PROYOM), que se inspiró en el movimiento naxalita. Más tarde se convertiría en una de las dirigentes del movimiento por las libertades civiles en Mumbai. A mediados de los años 90, Anuradha entró en la dirección de los naxalitas en las selvas de Bastar, y finalmente pasó a la clandestinidad. En el IX congreso del Partido Comunista de la India (Maoísta), en 2007, Anuradha fue elegida miembro del Comité Central.

Anuradha siempre tuvo un papel muy activo en la lucha por los derechos de la mujer, contra el sistema de castas, y por su papel activo dentro del partido y del movimiento. Sin duda, Anuradha Gandhy es un ejemplo de mujer proletaria revolucionaria, esa mujer que se reivindica en este día 8 de marzo, que combate codo a codo con sus camaradas hombres por el fin de toda explotación del hombre por el hombre sea cual sea su género, su raza o su nación.

"¿Cómo es posible que la hija de un gran abogado de la Corte Suprema de Bombay, graduado en la prestigiosa Universidad de Elphinstone, y en la M.Phil en Sociología, una niña nacida en la abundancia, eligiese una vida de lucha y penurias en las traicioneras selvas de Bastar, acompañada por un rifle y una sábana para dormir?"

Eso es lo que se explica en el artículo traducido por el blog miembro de RBC, Cultura Proletaria, a partir del original de Rahul Pandita en Open the Magazine,  que compartimos a continuación

!Arriba la mujer proletaria revolucionaria!

!Viva la mujer trabajadora!

!Gloria a Anuradha Ghandy, guerrillera naxalita!

***


ANARADHA GHANDY, LA REBELDE

Nació en la abundancia y podría haber elegido perfectamente la vida fácil. Pero Anuradha Ghandy escogió el camino de las armas en lugar del camino de las rosas, para luchar por los oprimidos.


En una bochornosa noche de 2008, en algún lugar en Mumbai, un médico buscaba desesperadamente ponerse en contacto con su paciente. La paciente era una mujer de unos 50 años, la cual había ingresado esa mañana con fiebre alta. El médico había recomendado hacer algunos análisis de sangre, y mientras observaba los resultados, intentaba llamar a un número que la paciente había garabateado en un papel con una letra ilegible. Rápidamente se dio cuenta de que el número no existía. Estaba inquieto. Los resultados revelaron la presencia de dos cepas mortales de malaria en el torrente sanguíneo de la mujer. Tenía que ser ingresada en el hospital sin demora. El tiempo volaba y ella no daba señal alguna.


Cuando la mujer volvió a contactar con el médico ya habían pasado unos días. El médico quería ponerla bajo cuidados intensivos de inmediato. Pero ya era demasiado tarde.

A la mañana siguiente, 12 de abril, Anuradha Ghandy estaba muerta. Sufrió múltiples fallos orgánicos, su sistema inmunológico estaba debilitado por la esclerodermia sistémica, una enfermedad autoinmune responsable, entre otras cosas, de su mala caligrafía.

La noticia se difundió rápidamente entre los amigos y seguidores de Anu, como la llamaban cariñosamente. Incluso antes de llegar a Indora, una zona pobre de Nagpur, donde Anu había vivido durante siete años. Esto fue antes de que su nombre apareciese en los expedientes del Ministerio de Interior como Janaki, Narmada, o Varsha, la única mujer en el Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta), órgano principal de los naxalitas.

¿Cómo es posible que la hija de un gran abogado de la Corte Suprema de Bombay, graduado en la prestigiosa Universidad de Elphinstone, y en la M.Phil en sociología, una niña nacida en la abundancia, eligiese una vida de lucha y penurias en las traicioneras selvas de Bastar, acompañada por un rifle y una sábana para dormir? La respuesta podría estar en la época en la que vivió. O el tipo de persona que era. O quizá un poco de ambos.

Anuradha es hija de Ganesh y Kumud Shanbag, ambos activistas, que optaron por contraer matrimonio en la sede del Partido Comunista de la India (PCI). Cuando era joven, Ganesh Shanbag tuvo que irse de su casa en Coorg para unirse al ejército de Subhash Chandra Bose, y más tarde, como abogado, lucharía al lado de los comunistas arrestados en la rebelión de Telangana. Mientras su maletín se llenaba de peticiones presentadas en nombre de los camaradas arrestados, Kumud estaba ocupada tejiendo suéteres para los soldados que luchaban en China.

El hermano de Anuradha, Sunil Shanbag, que es un dramaturgo progresista, recuerda que era una buena en los estudios y que como actividades extracurriculares le gustaba bailar. Pero era muy consciente de lo que estaba sucediendo a su alrededor. Sunil dijo: "Cuando estaba en el internado, me me enviaba cartas, escribía sobre temas como la nacionalización de los bancos. Sólo tenía 12 años". Pero más allá de esta toma de conciencia, Anuradha era como cualquier otra chica cuando ingresó en la universidad en 1972. "Llegaba a casa y se arreglaba el cabello con la ayuda de un hierro caliente, como hacían las niñas en aquellos días", recuerda Kumud Shanbag.

Los comienzos de los años 70 fueron embriagadores para la juventud. En todo el mundo estaban sucediendo cosas. Mao había inagurado la Revolución Cultural en China. Vietnam mostraba una feroz resistencia ante las fuerzas estadounidenses. En casa, el trueno primaveral de Naxalbari había estallado. Cientos de estudiantes de las universidades de élite abandonaron sus carreras y se unieron al movimiento naxalita. Los jóvenes de familias acomodadas, que habían ido al extranjero a realizar estudios superiores, se radicalizaron. Uno de ellos era un alumno de la escuela de Doon, y compañero de clase de Sanjay Gandhi. El padre de Kobad Ghandy era un alto ejecutivo de Glaxo, y la familia vivía en un piso grande frente al mar, en Worli. Había ido a estudiar contabilidad a Inglaterra, y allí se inició en la política radical. Dejando los estudios a medias, regresó.

Mientras tanto, Anuradha había estado dando conferencias, pero estaba dedicada al Movimiento Juvenil Progresista (PROYOM), que se inspiró en el movimiento naxalita. Más tarde se convertiría en una de las portadoras de la antorcha del movimiento por las libertades civiles en Mumbai. Es más o menos en esa época cuando Anuradha y Kobad entraron en contacto el uno con el otro. No está claro quién inspiró a quién, pero pronto ambos se convirtieron en "firmes activistas", como dijeron varios amigos que tenían en común.

Los dos se enamoraron rápidamente y Kumud recuerda perfectamente el día en que Kobad los fue a visitar a su casa. "Mi marido estaba aquí, en esta silla" señala ella, "y Kobad vino, se puso de rodillas y dijo: '¿Puedo casarme con tu hija?'"

Se casaron en noviembre de 1977.

En 1980, los escuadrones naxalitas del antiguo Partido Comunista de la India (ML) (Guerra Popular), entraron en Dandakaranya -una franja de bosque que se extiende por Andhra Pradesh, Chhattisgarh, Maharashtra y Orissa- para establecer una base guerrillera. En 1981, el fundador del Partido, Kondapalli Seetharamaiah, expresó su deseo de conocer a Kobad durante la conferencia del Sindicato de Estudiantes Radicales en Andhra Pradesh. El Partido estaba deseando entrar en Gadchiroli, región de Maharshtra. El ideólogo naxalita Varvara Rao dijo que el encuentro entre los dos allanó el camino para la formación del Partido en Maharashtra.

El compromiso de la pareja fue total. Un año más tarde, Anuradha se trasladó a Nagpur, que tenía el segundo mayor barrio marginal de Maharashtra, y también un número significativo de Dalits (estaba en Nagpur en octubre de 1956, cuando B.R. Ambedkar aceptó el budismo). Primero se quedó en barsati (en un pequeño apartamento de una habitación con terraza) en la zona de Lakshmi Nagar. Kumud recuerda haberla visitado con su marido. "Cuando vimos donde se quedaba, no podíamos creerlo", dijo Kumud. El techo estaba dañado por muchos sitios. Y esa noche llovió. "El ayudante que estaba con nosotros se arrastró hacía una mesa y durmió allí debajo", recuerda.

Sin embargo, en 1986, Anuradha se trasladó a Indora, al norte de Nagpur, el epicentro de la política dalit. Alquiló dos habitaciones pequeñas en la casa de un empleado de correos, llamado Khushaal Chinchikhede. "No había absolutamente nada en su casa excepto dos estanterías con libros y una vasija de barro", recuerda. Anuradha también trabajó como profesora a tiempo parcial en la Universidad de Nagpur. Más tarde, Kobad también iría a vivir allí. Ambos estaban fuera hasta la medianoche. Anuradha usaba una bicicleta para desplazarse, y fue más tarde que, por la insistencia de otros activistas, Kobad compró una motocicleta TVS Champ.

Indora era famosa por las revueltas. "Ningún taxista o conductor de auto ricksha se atrevería a entrar allí", dice Anil Borkar, que creció en Indora. Pero Anuradha era impertubable. "Pasaba por el distrito a medianoche sola, en su bicicleta", recuerda Borkar. Conoció a Anuradha a través de un amigo. "Ella me hizo darme cuenta de algunas cosas. Era como si un mundo se abriera para mí".

Debido a la influencia de Anuradha, Devanand Pantavne, cinturón negro en karate, se convirtió en poeta y cantante de un grupo cultural radical. Pantavne recuerda que era muy exigente con los plazos. "Se enfurecia mucho si aceptábamos un trabajo y luego no lo entregábamos a tiempo". Otro joven, Surendra Gadling, fue motivado por Anuradha para estudiar derecho. Hoy, defiende casos de varios activistas y presuntos naxalitas. "Ella es la luz que me guía", dice. Y no es casualidad. Anuradha fue todo un ejemplo, vivió la vida que quería que los jóvenes de basti llevaran.

En 1994, una mujer Dalit, Manorama Kamble, que trabajaba como criada en la casa de un influyente abogado, fue hallada muerta, y la familia del abogado alegó que se había electrocutado accidentalmente. Pero los activistas sospechaban que había sido violada y luego asesinada por el abogado. Anuradha lideró la revuelta, y fue gracias a sus esfuerzos que el caso se llevó a la asamblea estatal y al Parlamento.

En Indora, uno de los hombres de confianza de Anuradha era Biwaji Badke, un activista Dalit de cuatro pies de altura. "Todas las mañanas Badke iba a su casa y compartía todas las noticias con Anuradha mientras se tomaban un té", recuerdan sus amigos. Más tarde, cuando le diagnosticaron cáncer de garganta, Anuradha lo llevó a su casa y lo cuidó durante meses. Otro compañero, Shoma Sen, recuerda que era muy sensible con los demás. "Su casa en Indora estaba abierta a todo el mundo. Cada vez que alguien venía, añadía una taza más de agua al té", recuerda.

Gracias a ella y su influencia, muchos otros de familias acomodadas se convirtieron en activistas. Su vieja amiga y compañera activista, Susan Abraham, dijo: "Cuando me convertí en activista, siempre me entusiasmaba ver a gente del círculo de Anu trabajando con nosotros".

Fue a mediados de los años 90 cuando Anuradha entró en la dirección de los naxalitas en las selvas de Bastar, y finalmente pasó a la clandestinidad. Maina, miembro del Comité de la Zona Especial de Dandakaranya del Partido Comunista de la India (Maoísta), recuerda sus esfuerzos por mezclarse con las tribus locales de Gond: "Mucha gente cuestionaba a Didi (Anuradha), diciendo que ella no era de este país y que no hablaba nuestro idioma. Didi se acercaba a ellos con una sonrisa diciendo: 'Sé lo que queréis; por favor, enseñadme vuestro idioma; Aprenderé todo de vosotros'".

La vida en la selva es muy dura. Las guerrillas siempre están en movimiento, de un pueblo a otro, llevando víveres pesados. Anuradha no rehuía las dificultades; hizo todo lo que las guerrillas hacían. Un líder naxalita que estaba en Bastar cuando ella llegó por primera vez, recuerda que no ahorraba ningún esfuerzo en los ejercicios militares: corriendo, arrastrandose, haciendo flexiones, los trabajos, etc. Maina dijo: "Resbalaba y caía muchas veces mientas caminaba por el lodo, pero se levantaba y se reía".

En 1999, Anuradha acampaba junto a otras guerrillas en la aldea de Sarkengudem en Chhattisgarh, cuando fueron rodeados por la policía. Se produjo un encuentro. Lahar, una guerrillera de alto rango, recuerda que Anuradha tomó posición y apuntó con su arma al 'enemigo'. Siempre recordaría este incidente, instando a los más jóvenes a aprender las habilidades de la guerra de guerrillas. Sin embargo, Sunil la recuerda hablando de lo "extraño de portar un arma".

La vida en la selva no se lo ponía fácil a su cuerpo. Sufrió frecuentes ataques de malaria. En el mismo verano, un día caminó durante horas, cuando se detuvo y perdió el conocimiento. Sus camaradas le hicieron beber agua con glucosa. Había sufrido una insolación. "Después de recuperarse, se negó a dejar que los demás llevasen su equipaje", recuerda Lahar.

Cuando el sur de Bastar se vio afectado por una grave sequía en 1998-99, las tribus se vieron forzadas a comer el arroz, que, según dijo Maina: "Tenía más piedras que grano". El mismo arroz también fue ofrecido a las guerrillas, que lo comían con pasta de tamarindo. "Comíamos puñado tras puñado bebiendo mucha agua, llevaba mucho tiempo terminar la comida", recuerda Maina. También desarrolló úlceras en el estómago. "Aliviaba el dolor comiendo una o dos galletas con un vaso de agua".

Para aligerar la carga, Anuradha decidió deshacerse de la pesada manta que llevaban las guerrillas, optando por una fina sábana. Fue durante esta época que desarrolló la esclerosis.

No importaba lo que el centro reclamaba, los naxalitas llenaban el vacío que el gobierno dejaba en sus áreas de influencia. En Basaguda, en Chhattisgarh, fue necesario construir un dique alrededor de un lago en Kota Chervu; unas diez aldeas contaban con el suministro de este lago. El gobierno ignoró las súplicas de los aldeanos durante años. Fue bajo la dirección de Anuradha que los habitantes de unas 30 aldeas comenzaron a trabajar. A los que trabajaban se les entregaba un kilo de arroz al día. El gobierno entró en pánico y puso sanciones de 2.000 rupias; fueron rechazadas. En 1998, más de un centenar de diques fueron construidos por los naxalitas en Dandakaranya.

Anuradha también asumió la responsabilidad de construir nuevos modelos de aprendizaje para las mujeres. Había recibido, regularmente, clases sobre los problemas que enfrentaban las guerrillas, y escribió y tradujo material de propaganda naxalita. Preparó cuadros con fotos de líderes políticos y explicó las cuestiones internacionales a la población analfabeta local. A veces, también impartía clases acerca de los problemas de la salud.

En medio de todo esto, Anuradha hacía viajes secretos a Mumbai. "Cuando venía, le aplicaba aceite en el cabello y masajeaba todo su cuerpo. Quería mimarla todo lo que pudiese", dijo Kumud.

"Lo más asombroso era que ella siempre sabía más que nosotros sobre las películas y otras culturas populares", dijo Sunil. Durante la puesta en escena de una de sus piezas en Mumbai, Anuradha entró, vio la obra y se fue silenciosamente. "Sólo más tarde supe que ella había estado allí", dijo Sunil.

En el IX congreso del Partido Comunista de la India (Maoísta), en 2007, Anuradha fue elegida miembro del Comité Central. En ese momento, Kobad se había convertido en uno de los principales líderes naxalitas, responsable de la documentación del Partido. (Fue detenido en Delhi el 20 de septiembre).

Basándose en el trabajo de Anuradha, los naxalitas prepararon el primer documento político sobre la cuestión de las castas dentro del movimiento marxista en la India. También escribió su "Marxismo y Feminismo", del cual los dirigentes naxalitas tomaron nota.

Durante el tiempo que pasó en Dandakaranya, Anuradha ayudó a la guerrilla a superar las limitaciones del trabajo colectivo, haciéndoles comprender que las cooperativas tenían que desempeñar su papel en el aumento de la producción agrícola.

En Bastar, Anuradha cuestionó las ideas patriarcales que predominaban en el Partido. En el momento de su muerte, estaba trabajando con cuadros femeninos en diseñar planes que les ayudasen a asumir mayores responsabilidades. Fue en Jharkhand, mientras enseñaba a las tribus cuestiones sobre la opresión de la mujer, donde contrajo la malaria cerebral, la cual le llevó a la muerte.

En sus memorias, su amigo Jyoti Punwani escribió, "La 'amenaza naxalita', dijo Manmohan Singh, es la mayor amenaza para el país. Yo sólo recuerdo a una chica que siempre estaba sonriendo y que renunció a una vida acomodada en todos los sentidos para cambiar la vida de los demás".

En Nagpur, le dije a Chinchikhede que abriese las habitaciones que había ocupado Anuradha. Todo lo que quedaba de aquellos tiempos era una pegatina en la puerta de Bhagat Singh. Estaba atardeciendo y el cielo se había teñido de carmesí. Un camarada que me acompañaba se tumbó en el suelo, el suelo que tan familiar era para él. Y recitó un poema de Gorakh Pandey:

Tiene miles de años / su cólera / miles de años / su amargura / Sólo os traigo sus palabras dispersas / con rimas y ritmo / y tú tienes miedo / porque estoy propagando el fuego".

viernes, 3 de marzo de 2017

Preocupación por la salud del camarada profesor Saibaba

La Red de Blog Comunistas comparte en esta entrada la noticia traducida del portugués (publicada originalmente por Correo Vermello) sobre el estado de salud del profesor Saibaba, un referente revolucionario de la India, y se une al deseo de una pronta recuperación:

***

14731303_10154075986747939_2064194601737693924_n


New Delhi, 02.03.17

Fuentes de la familia del profesor N.G. Saidaba, conocido intelectual maoísta, han informado que después de permanecer siete días en el Rockland Hospital fue dado de alta de su dolencia de pancreatitis aguda.

El profesor Saibaba tendrá que ser operado en los próximos meses para una extirpación de vesícula biliar por el riesgo de que se reproduzca la pancreatitis.

Así mismo, han declarado que los médicos le han recomendado suspender todas sus actividades y descansar.

Desde Correo Vermello le deseamos una pronta recuperación al querido profesor Saibaba, referente de leltad revolucionaria en la India.

jueves, 2 de marzo de 2017

Es hora de construir un Partido Revolucionario (Charu Mazumdar - 1967)


Resultado de imagen de Charu Mazumdar
La Red de Blogs Comunistas continúa con su labor de dar voz al movimiento naxalita y al PCI (M) en castellano, esta vez con la traducción del texto escrito en 1967 por Charu Maxumdar, que a mediados de la década de 1960 organizó lel ala izquierda del Partido Comunista de la India (Marxista) en el norte de Bengala, y escribió, tras el levantamiento naxalita de 1967, ocho artículos conocidos como "los históricos los ocho documentos" - que han sido definidos como la base del fundamento ideológico del naxalismo- El mismo año, Majumdar rompió con el PCI (marxista) y formó el Comité de Coordinación de la India Todos los revolucionarios comunistas , que en 1969 se transformaría en el Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) -con Majumdar como su secretario general.

Tras un proceso de fusiones, el PCI (M-L) daría lugar al actual PCI (Maoísta), vanguardia de la revolución naxalita. El texto, traducido por un blog miembro de RBC, Cultura Proletaria, muestra el contexto de lucha contra el revisionismo en la India en el que se produjeron el alzamiento naxalita y las rupturas de los comunistas revolucionarios que convergerían en el PCI (M-L) y, finalmente, en el PCI (Maoísta):

***

Es hora de construir un Partido Revolucionario (Charu Mazumdar - 1967) 
El Comité Central del Partido Comunista de la India (Marxista) ha adoptado una línea política que es básicamente antirrevolucionaria, opuesta al pensamiento del Presidente Mao Tse-Tung y al Marxismo-Leninismo y que está basada en la colaboración de clase y en una ideología revisionista. En su mitin en Madurai, el C.C. ha hecho una declaración en favor de la transición pacífica al socialismo y ha escogido el camino de la democracia parlamentaria para el progreso del país.
A pesar de la gran polémica sobre las disputas ideológicas internacionales, ha rechazado totalmente la postura ideológica del gran Partido Chino y el Pensamiento del Presidente Mao. Al mismo tiempo que calla sobre el avivamiento capitalista en la Unión Soviética, descarta el postulado del último escrito del camarada Stalin, "Problemas económicos del socialismo en la URSS", y se opone a la línea del gran Partido Chino declarando abiertamente que la Unión Soviética sigue siendo miembro del campo socialista. Esto implica prestar apoyo a la política revisionista soviética sobre la cuestión de Vietnam en el ámbito internacional y descubrir el papel progresivo de la "ayuda" económica soviética dándole la bienvenida a las relaciones comerciales. Sobre el tema de las luchas campesinas, el C.C. ha adoptado la línea política menchevique.
Naturalmente, el mitin del C.C. en Madurai ha colocado al partido al nivel de un partido revisionista y burgués. Por lo tanto, para los auténticos Marxistas-Leninistas, no queda otra alternativa que oponerse a esta política. Ahora que se ha adoptado la resolución de Madurai, es obvio que el Comité Central no es un Comité revolucionario. De ahí que el deber revolucionario de todo Marxista-Leninista sea declarar la guerra contra este Comité Central. El motivo ulterior de la pomposa resolución de la que formó parte la totalidad del C.C. no es otro que engañar a la sección revolucionaria dentro del partido, y más aún, actuar en secreto y estratégicamente para el interés imperialista de los EE.UU., el revisionismo Soviético y las fuerzas reaccionarias indias.
El único propósito que tienen los Marxistas-Leninistas detrás de todas las discusiones ideológicas es cómo aplicar la ideología en las condiciones objetivas existentes en sus propios países. Una discusión abstracta de las cuestiones ideológicas como tal, no tiene significado revolucionario, porque su verdad está sujeta a pruebas a través de su aplicación en el contexto particular. El C.C. ha discutido las cuestiones ideológicas internacionales como conceptos abstractos y lo que ha hecho, concretamente a este respecto, es declarar abiertamente al revisionismo soviético como el único camino para la India y, por lo tanto, su oposición al gran partido de China.
Resultado de imagen de Charu Mazumdar
Su visión burguesa se revela en su posición sobre el tema del arsenal de armas nucleares. No ha explicado el verdadero carácter del monopolio nuclear conjunto de Estados Unidos y Rusia, sólo ha emitido un pequeño gesto de crítica en este sentido: "¿Por qué la Unión Soviética no ha intercambiado con China el secreto de la ciencia nuclear?". El arma nuclear se utiliza hoy como el arma más formidable en la lucha por el poder en el ámbito internacional. En tales circunstancias, la colaboración entre Estados Unidos y Rusia es en realidad una colaboración para la dominación del mundo. Esta simple verdad ha sido ocultada tras una falsificación muy pequeña. El C.C. ha ignorado un acontecimiento como el intercambio de secretos nucleares entre Estados Unidos y Rusia y así, la conclusión lógica a la que se llega no ha sido alcanzada por él. La única razón es que considere la disputa ideológica internacional como un conflicto de intereses nacionales que ocurre entre los países burgueses y que, por lo tanto, no entienda su significado real. Es decir, se niega a ver que esta lucha es, en verdad, una lucha por preservar la pureza del Marxismo-Leninismo, una lucha entre la ideología revolucionaria y la ideología contrarrevolucionaria.
Al negarse a referirse al carácter reaccionario del gobierno indio y al señalar que "el Congreso del Partido sigue teniendo una influencia política considerable entre el pueblo", trata de embellecer al gobierno reaccionario indio ante el pueblo. Al guardar silencio sobre el levantamiento masivo a nivel nacional, se niega a dirigir estos movimientos de masas, y por su política de continuar en los gobiernos U.F. apoya indirectamente cada paso dado para suprimir los movimientos de masas, justificando estas actividades anti-pueblo. Sin el menor intento de analizar el carácter de clase de los diferentes socios de los gobiernos U.F., ha dado, sin vacilar, la directriz de ganar a estos partidos constituyentes en favor del Programa del Partido Comunista a través de la persuasión. Si esto no es Gandhismo puro, ¿qué es? Palabras y frases tales como clases, interes de clase, lucha de clases y así sucesivamente, no encuentran lugar en el análisis del C.C. Es decir, descartando el punto de vista marxista e insertando algunos términos marxistas, el C.C. ha rechazado por entero la doctrina del Marxismo-Leninismo.
Aferrándose al tema de que el Congreso aún conserva una base de masas, el C.C. ha tratado de exagerar el poder de las fuerzas reaccionarias indias. Encubren el hecho innegable de que la crisis económica de este gobierno se está convirtiendo en una crisis política a través de los disturbios en masa y, por lo tanto, subestiman la fuerza del pueblo. Como la debilidad del Congreso del gobierno reaccionario se revela claramente hasta para el hombre común, el C.C. está haciendo todo lo posible para calmar al pueblo, magnificando la fuerza del gobierno en todas sus proporciones. Esta descarada manifestación a favor del gobierno reaccionario habría hecho incluso avergonzarse al Congreso. Incluso cuando el imperialismo norteamericano y el revisionismo soviético, a pesar de haber prestado toda la ayuda posible, no logran revivir la confianza de la gente en el gobierno, el C.C., como un lacayo fiel, se presenta en defensa de este gobierno reaccionario. El C.C. ha demostrado ser aliado y amigo del imperialismo norteamericano, del revisionismo soviético y del gobierno reaccionario indio.
El C.C. está tratando de demostrar que no reconoce el liderazgo de ningún otro Partido. La burguesía siempre ha dicho que los Partidos Comunistas siguen la línea del Partido Soviético. El C.C. está tratando de contrarrestar esta propaganda burguesa declarando que no acepta las directivas o análisis de ningún otro Partido. Nosotros, los comunistas, creemos en una sola doctrina científica, conocida como Marxismo-Leninismo, el pensamiento de Mao Tse-tung. Si reconocemos la verdad de la ciencia, debemos reconocer necesariamente la autoridad de quienes la han desarrollado. Aquellos que hubieran deseado ser marxistas, sin ser seguidores de Lenin, fueron arrojados finalmente a la fosa de la historia. El pensamiento de Mao Tse-tung es hoy la forma más alta de Marxismo-Leninismo y aquellos que se oponen a esta autoridad marxista internacional están condenados a refugiarse en la doblez del imperialismo.
La India es un país semi-colonial, semifeudal. Así que la fuerza principal que puede cambiar la condición colonial en este país es el campesinado y su lucha anti-feudal. Ningún cambio es concebible en este país sin la revolución agraria. Y es la revolución agraria la que demuestra ser el único camino hacia la liberación de este país. El C.C. no sólo mantuvo silencio sobre la cuestión de la revolución agraria, sino que está decidido a oponerse a las luchas revolucionarias de los campesinos dondequiera que sucedan. ¡Qué odio más intenso por los militantes campesinos revolucionarios de Naxalbari! ¡Qué regocijo por el éxito temporal de la política represiva de los reaccionarios de los gobiernos U.F. se manifiesta en las palabras del portavoz del C.C.! Como es normal en un fiel agente de la burguesía, insisten en una condición previa: deben recibir la garantía del éxito antes de prestar su apoyo a la lucha.
Hoy en día, el deber de todos y cada uno de los Marxistas-Leninistas es expulsar al C.C. desde el frente revolucionario. Sólo eso puede liberar la marea que inunda los movimientos y allanar el camino hacia la victoria final. Lejos de ser partidario de todo tipo de lucha anti-imperialista y anticolonial, este C.C. revisionista y reaccionario, es enemigo de esta. Solamente cortando todos los lazos con este C.C. y su perversa ideología, un partido revolucionario puede crecer y desarrollarse. El aplastamiento de esta ideología burguesa es la única garantía para el crecimiento de la ideología revolucionaria. Sin acabar con esta ideología reaccionaria, la revolución india no puede avanzar ni siquiera un paso. Así pues, para todos los auténticos revolucionarios sumisos del Partido y de este centralismo político, sólo puede significar la aceptación de la autoridad burguesa. Por lo tanto, la precondición primaria, sin la cual es imposible que un partido revolucionario crezca, es desafiar el centralismo de este C.C.
Resultado de imagen de naxalitas rbcLa primera tarea para construir un partido revolucionario es la propagación y difusión de la ideología revolucionaria, es decir, la propagación y difusión del Pensamiento de Mao Tse-tung. El único camino para la revolución democrática popular es construir bases revolucionarias en las zonas rurales, a través de la revolución agraria, bajo el liderazgo proletario, y posteriormente rodear los centros urbanos expandiendo estas bases revolucionarias; organizar las fuerzas de liberación popular entre las guerrillas campesinas y conducir la revolución a la victoria conquistando las ciudades, es decir, poner en práctica la táctica de la guerra popular formulada por el presidente Mao. Esta es la única línea marxista-leninista correcta para la liberación de la India. Debe lanzarse una campaña enérgica a favor de esta línea no sólo entre los miembros y simpatizantes del partido, sino también entre los sectores más amplios de las masas. Sólo así pueden crecer y desarrollarse las luchas revolucionarias y un partido revolucionario. Sólo propagando esta línea de masas podemos hacer que el pueblo conozca lo vacuo de los documentos reaccionarios burgueses del C.C. y superar la influencia de este liderazgo reaccionario en las masas que luchan. El presidente Mao nos enseña que debemos propagar sin cesar esta línea de masas en todos los frentes. Esta enseñanza tiene un significado especial para la India. Que hay un gran número de obreros revolucionarios en el partido es cierto, pero es igual de cierto que el partido ha estado durante un largo período de tiempo acostumbrado a la rutina del revisionismo y del patrón burgués de actividades. Como resultado, persisten entre los obreros partidarios de la revolución viejos hábitos revisionistas que se reflejan en la tendencia del economismo en todas las esferas, en la forma del funcionamiento característico del economismo. La experiencia de nuestra zona ha demostrado que, a pesar de su aceptación de la ideología revolucionaria, los viejos organizadores del partido en el frente campesino o en los sindicatos obreros vacilan a la hora de propagarla entre las masas y cómo, ante una lucha revolucionaria, pierden toda confianza en las masas, y en muchos casos incluso eligen el camino de la oposición abierta. Esto no siempre toma la forma de oposición abierta, sino que se refleja en su falta de confianza en el poder del pueblo y la exageración del poder del enemigo. Los efectos nocivos de las acciones de tales obreros del partido pueden ser superados siempre que haya una campaña que sostenga esta línea masiva entre la mayor parte de las masas militantes alrededor de estos obreros del partido. En tales casos, los obreros que tienen en ellos un impulso revolucionario genuino, pueden superar su debilidad.
Nos enfrentaremos a tal situación en todos los ámbitos, pues los miembros del partido aprecian muchas ideas revisionistas, ya que han estado acostumbrados a este tipo de funcionamiento revisionista. No pueden superarlos en un día o dos: sólo una práctica revolucionaria sostenida puede permitirles hacerlo. La campaña a favor de esta línea masiva de nuestro partido atraería en la doblez del partido a nuevos cuadros revolucionarios de entre las vastas masas revolucionarias fuera del partido. Estos cuadros, por su vigorosa conciencia revolucionaria, eliminan la inercia dentro del partido e inculcan una energía revolucionaria dinámica.
Sólo a través de prolongadas y duras luchas se puede llevar a cabo la exitosa culminación de la revolución india, ya que este vasto país de cincuenta núcleos fuertes de población es una base fuerte de las potencias imperialistas y el pilar del revisionismo soviético. Así, con la victoriosa finalización de la revolución en India, el día del juicio final del imperialismo y del revisionismo soviético llegaría rápidamente. Por lo tanto, no es nada extraño o antinatural que se apresuren a oponerse a la revolución en la India, la fortaleza de la reacción mundial. En esta situación, pensar en una victoria fácil no es más que una ilusión. Sin embargo, nuestra victoria es cierta, ya que este país se extiende sobre una vasta área con una población en cincuenta núcleos. Así que todo el poder de los imperialistas y revisionistas no logrará detener la marea de la revolución en este país.
Pero la revolución nunca podrá tener éxito sin un partido revolucionario, un partido firmemente arraigado en el pensamiento del Presidente Mao Tse-tung, un partido formado por millones de obreros, campesinos y jóvenes de clase media inspirados en el ideal del sacrificio; un partido que garantiza el pleno derecho democrático interno a la crítica y la autocrítica y cuyos miembros se adhieren libre y voluntariamente a su disciplina; un partido que permite a sus miembros actuar no sólo bajo las órdenes de lo anterior, sino juzgar cada directiva con plena libertad e incluso desafiar las directivas equivocadas en interés de la revolución; un partido que garantiza la división voluntaria del trabajo a todos los miembros que atribuyen la misma importancia a todo tipo de puestos de trabajo que van de arriba abajo; un partido cuyos miembros ponen en práctica los ideales marxista-leninistas en sus propias vidas y, mediante la práctica de los propios ideales, inspiran a las masas a hacer un mayor sacrificio y a tomar mayor iniciativa en las actividades revolucionarias; un partido cuyos miembros nunca se desesperan bajo ninguna circunstancia y no están intimidados por ninguna situación, pero marchan resueltamente hacia adelante para superarla. Sólo un partido como éste puede construir un frente unido de gente de diferentes clases, teniendo diferentes puntos de vista en este país. Sólo un partido revolucionario como este puede llevar la revolución india al éxito.
El gran ideal que el Presidente Mao Tse-tung mantiene a la altura de todos los Marxistas-Leninistas está destinado a realizarse. Sólo entonces podremos crear una nueva India democrática y sólo entonces esta nueva India democrática marchará decididamente hacia el socialismo.

Traducido de Marxists Internet Archive por Cultura Proletaria

lunes, 20 de febrero de 2017

RBC: Suresh Khaimar denuncia el fascismo hindú por la supresión de la libertad de expresión en todo el país y sus sistemáticas atrocidades en Cachemira

El intelectual y militante en defensa de los Derechos Humanos, Suresh Khaimar, ha denunciado el fascismo de Modi, presidente de la India, y su partido, el BJP, y la supresión de la libertad de expresión en todo el país para criminalizar toda protesta política y social:

„si un musulmán habla en contra del partido del gobierno, es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita".

Suresh Khaimar acusa igualmente al gobierno hindú de las atrocidades continuas perpetradas en Cachemira, dentro de un plan sistemático de represión en esta región.

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido al castellano la noticia en la cual se da cuenta de estas declaraciones para su conocimiento y difusión.


***

Nueva Delhi: el sábado, 4 de febrero, Suresh Khairnar, militante social y defensor de los derechos humanos, ha criticado el gobierno de Modi por haber polarizado las diferentes comunidades y haber suprimido la libertad de expresión en el país.

Dr Suresh Khairnar
El Dr Suresh Khairnar en la ceremonia de los premios NCHRO
Él ha tomado la palabra durante la entrega del premio Mukundan C Menon – 2016, que le ha sido otorgado por la Confederación Nacional de los Derechos Humanos (NCHRO) por su participación activa en los asuntos sociales y la defensa de los derechos humanos.

En su discurso, el doctor Suresh dijo: „si un musulmán habla en contra del Bharatiya Janata Party, BJP (Partido Popular de la India), él o ella es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita. Somos todos conscientes de cómo se trata a los militantes y a los intelectuales que tienen opiniones diferentes a las del partido en el poder”, ha declarado el dr. Khairnanr.

Además, ha compartido la experiencia de su visita a Cachemira y ha condenado el gobierno por haber cometido atrocidades contra los habitantes del valle, haciendo un llamamiento a tomar un papel más activo de la sociedad civil.

„Desde que regresé de Cachemira, me siento inquieto. Basta con ir y ver la realidad de las atrocidades cometidas por las fuerzas del orden sobre la gente en la sala número 8 del hospital en Srinagar *. Es el momento para que todos pidamos explicaciones al gobierno sobre el uso continuo de la fuerza sobre el pueblo cachemir”, añadió.

El premio le ha sido entregado por Kuldip Nayar, periodista y escritor veterano, en una elegante ceremonia organizada por la NCHRO en el Indian Law Institute, cerca de la Corte Suprema de la India.

La ceremonia de entrega de premios contó con la presencia del profesor G.N. Saibaba, del profesor S.A.R Geelani, Manisha Sethi de JTSA, EM Abdul Rahiman, el presidente de la Fundación Empower India y del profesor P. Koya, Secretario General de la NCHRO.

Cientos de militantes participaron en la ceremonia de entrega de premios.

Estos premios fueron creados por la NCHRO para homenajear la memoria de Mukundan Menon, secretario general fundador, en reconocimiento a las personas, las instituciones o las organizaciones implicadas en la protección de los derechos humanos y del medio ambiente. El premio consiste en una placa simbólica y una cantidad de 25.000 rupias.

* Se refiere a los más de 412 heridos, 183 con heridas de bala en los ojos por los perdigones usados por la policía india, atendidos en el Hospital Shri Maharaja Hari Singh de Srinagar, a finales del verano del pasado año.

viernes, 10 de febrero de 2017

Comunicado del PCI (M): homenaje a los camaradas Kuppu Devaraj y Ajitha

La Red de Blog Comunista continúa con su tarea de dar voz en castellano al Partido Comunista de la India (M), traduciendo sus comunicados. En esta ocasión, se trata del llamamiento del pasado día 1 de enero con motivo del asesinato de dos militantes del partido, el camarada del Comité Central Kuppu Devaraj y la militante Ajitha. Su vida revolucionara, sin duda alguna, servirá para que las nuevas generaciones continúen su lucha hasta la victoria.

"Por duras que sean la represión y las pérdidas, el movimiento avanzará hasta acabar con las clases dominantes explotadoras, implantar el poder estatal popular y establecer el Estado de Nueva Democracia que avance hacia el Socialismo y, más tarde, hacia el Comunismo".

***

¡HOMENAJE ROJO AL RESPETADO HIJO DE LA CLASE PROLETARIA, AL HEROICO DIRIGENTE DE LAS MASAS OPRIMIDAS DE NUESTRO PAÍS, CAMARADA KUPPU DEVARAJ!

El Partido Comunista de la India (Maoísta) rinde un respetuoso homenaje al miembro de su Comité Central, camarada Kuppu Devaraj (Ramesh/Yogesh/Rayanna), y a una veterana militante, la camarada Ajitha. El camarada Devaraj sirvió al movimiento revolucionario durante casi cuarenta años y murió en un falso enfrentamiento junto a otra veterana militante, la camarada Ajitha, el 24 de diciembre de 2016. Enviamos nuestro más sentido pésame a las familias de nuestros queridos camaradas Devaraj y Ajitha. El camarada Devaraj tenía 62 años y la camarada Ajitha 52. Hacemos un llamamiento a las masas, demócratas, patriotas y ciudadanos de todo el país para que condenen el brutal asesinato y se opongan a atrocidades semejantes. La responsabilidad de este falso enfrentamiento recae sobre el actual gobierno brahmánico-hinduista-fascista de Modi y el gobierno socialfascista del Partido Comunista de la India (Marxista) de Kerala.

Ésta es la trayectoria revolucionaria de nuestro querido camarada Devaraj. Bajo la influencia de la lucha armada campesina de Naxalbari en la década de los 60, el campesinado y los intelectuales del estado de Karnataka comenzaron a trabajar con las masas. Una de esas personas fue Koganuru Gonappa, de la aldea de Sirahatti, quien, con el ejemplo político de la lucha de Naxalbari, empezó a despertar la conciencia de los campesinos pobres. Los mercenarios de los terratenientes lo asesinaron.

Se produjo más tarde un vacío de varios años, al que siguió la formación del PCI (ML) [Guerra Popular]. Los militantes y simpatizantes revolucionarios de todo el país comenzaron a unirse. Entre ellos estaba el camarada Devaraj, quien entró en contacto con el partido en 1980. El resultado de ello fue la aparición de militantes a tiempo parcial en Karnataka, que se consolidaron en células del partido. Yogesh era un militante activo de una de esas células. Junto con otros, comenzó a desarrollar el trabajo político y organizativo entre los obreros, los estudiantes y la juventud. De hecho, incluso antes de que el partido entrara en contacto con él, ya realizaba actividades revolucionarias con otros militantes en el seno de la clase obrera.

El camarada Devaraj era obrero en una fábrica. Pertenecía a la clase pobre urbana y a los dalits oprimidos. Sus antepasados ​​habían emigrado de Tamil Nadu a Bangalore. Tenía una familia con esposa, hijos, hermanos y hermanas. Después de convertirse en militante, su casa se convirtió en un centro de las actividades del partido.

Entre 1980 y 1985, las células del partido se activaron. Pronto Devaraj se convirtió en un revolucionario profesional [“PR” en el original] bajo la dirección de Cherukuri Rajkumar (Azad). El partido envió al camarada Azad a organizar sus estructuras en el estado de Karnataka. Antes del 85, ya había ocho militantes revolucionarios profesionales dirigidos por Devaraj. Los revolucionarios profesionales trabajaban en las ciudades de Bangalore, Kolar y Mysore con los obreros, los estudiantes y los jóvenes. También organizaron y apoyaron luchas estudiantiles, obreras y de la juventud. Asimismo formaron un frente cultural.

El frente cultural, el partido y los militantes de las organizaciones de masas difundieron la Guerra Popular Prolongada y extendieron el movimiento a Andhra Pradesh, Bihar y otras zonas. Efectuaron numerosas tareas de propaganda política. En ese proceso, antes del 85, se formó un grupo dirigente, dotado de coherencia ideológica y política, que estaba encabezado por Azad. Devaraj era la persona clave de este grupo.

En 1985, durante la crisis del Comité Central, este grupo dirigente de Karnataka desempeñó un papel activo al enfrentarse con la camarilla oportunista y liquidacionista que había en su seno. Bajo la dirección del camarada Azad, los camaradas Devaraj y Saketh Rajan ejercieron una función crucial en esta lucha interna. Aunque los camaradas carecían de gran experiencia en la lucha de clases, estudiaron la teoría del marxismo-leninismo-maoísmo, los documentos básicos del Partido, así como la historia revolucionaria de nuestro país y del mundo, lo que les permitió adquirir solidez ideológica y política. Asumieron plenamente la línea partidaria de la Guerra Popular Prolongada y contribuyeron a que el partido se aferrara a la política de la lucha armada. El estudio y la lucha teórica que emprendieron contra la camarilla oportunista y liquidacionista permitieron sentar las bases teoréticas para la futura organización del partido en el estado. Todo ello coadyuvó también a que el grupo se convirtiera posteriormente en Comité Estatal. El grupo prestó ayuda igualmente al comité de Andhra Pradesh durante la época de la represión. Gracias a dicha ayuda, el comité de Andhra Pradesh pudo llevar a cabo con éxito ciertas tareas importantes, lo que contribuyó a desarrollar las buenas relaciones y la cooperación entre ambos movimientos.

En 1987, en la Primera Conferencia de Estado, el camarada Azad fue elegido Secretario del Comité Estatal, del que también eran miembros Saketh Rajan y Kuppu Devaraj. En esta conferencia se adoptó un programa para la revolución campesina. Teniendo en cuenta la situación de desigualdad social, económica y política en el estado, se tomó la decisión de emprender el movimiento en las llanuras septentrionales de Karnataka que flanquean Andhra Pradesh. Devaraj, a quien se encargó la responsabilidad de dirigir el movimiento rural como miembro del Comité Estatal, comprendió que éste sólo avanzaría con una férrea dirección. En esta zona un terrateniente fue ajusticiado y sus tierras confiscadas. La lucha se prolongó unos dos años y en ella también participaron muy activamente los estudiantes.

Trabajaban con los campesinos de los distritos de Bidar y Raichur. Movilizaron al campesinado, pusieron en marcha la organización campesina y emprendieron luchas antifeudales y antiestatales. Fue por entonces cuando surgió la lucha contra la central nuclear de Kaiga. Ampliaron su radio de acción al ámbito estudiantil y crearon organizaciones de estudiantes en los distritos de Bidar, Raichur, Chitradurga, Shimoga y Dharwad. La lucha en Kaiga y el trabajo con los estudiantes hicieron que el partido fuera conocido en todo el estado.

Debido a la crisis en el Comité Central acaecida entre 1985-1987, se produjo un paréntesis en las actividades durante algún tiempo. No había un centro de coordinación y dirección de los diferentes movimientos en los estados. En ese periodo, Azad y el camarada Yogesh trabajaron hombro con hombro para mantener la estructura de cuadros intacta. En esa tarea, el camarada Devaraj desempeñó también un papel muy importante en Tamil Nadu.

En 1990 el partido celebró la Segunda Conferencia Estatal. En esta Conferencia se analizaron en profundidad las diversas luchas. La conferencia consideró que se habían dado algunas deficiencias en la lucha antifeudal, especialmente en relación con la militancia. Extrajeron las lecciones oportunas de esta experiencia y decidieron consolidar el partido y fortalecer su dirección para impulsar hacia delante el movimiento. El partido celebró también un Plenario Estatal en 1993 para rectificar las tendencias heterogéneas de clase. En ese plenario, el partido asumió la tarea de desarrollarse para hacer avanzar el movimiento y poder así encarar mejor los problemas del pueblo.

La cuestión nacional se planteó también en Karnataka. El partido se dio cuenta de la necesidad de abordar el problema de los kannadigas y creó una organización para tratarlo.

Se produjo una segunda crisis en el partido a nivel nacional en 1991. En dicha crisis, el Comité Estatal de Karnataka elaboró un documento en el que se exponían las tendencias erróneas del grupo minoritario. Hicieron un llamamiento a todos los cuadros del partido a luchar contra la camarilla oportunista en 1992. El objetivo del llamamiento era que todos los cuadros pudieran entender los planteamientos de la camarilla liquidacionista y combatirla ideológicamente.

Antes de la Conferencia Nacional Extraordinaria de 1995, tuvo lugar una conferencia estatal en la que Devaraj asumió el cargo de Secretario del Comité Estatal. En la Conferencia se convirtió en miembro suplente del Comité Central y, a partir de 1997, en miembro a tiempo completo. Desde ese momento, la lucha interna en el partido en Karnataka ralentizó el avance del movimiento.

En 2001, el antiguo Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) [Guerra Popular] celebró su Noveno Congreso y el camarada Devaraj fue elegido una vez más miembro del Comité Central. El Comité Central creó igualmente la Oficina Regional del Suroeste [SWRB, en sus siglas en inglés], de la que también fue miembro. En esa época, el Comité Estatal propuso al Comité Central modificar los ámbitos de actuación a corto plazo. El Comité Central aprobó la propuesta y elaboró ​​un plan exhaustivo. El Comité estudió las condiciones socioeconómicas y políticas en dichas áreas de actuación. Junto con el camarada Saketh Rajan, el camarada Kuppu Devaraj desempeñó un papel clave en el lanzamiento del movimiento en esas áreas a principios del siglo XXI.

Una vez iniciado el trabajo en las zonas de actuación, los oportunistas comenzaron a sabotearlo so pretexto de que no funcionaría. También se oponían a la fusión de los dos partidos y a la creación del Partido Maoísta. En ese contexto alcanzó el martirio heroicamente el camarada Saketh Rajan en combate con el enemigo. Después de su muerte, el camarada Devaraj continuó la lucha contra la camarilla oportunista de derechas, con ayuda de la Oficina Regional del Suroeste. La mayoría de los camaradas se mantuvo fiel a la línea del Partido. Finalmente la crisis se resolvió en la Conferencia Estatal de 2006, en la que abandonó el Partido la camarilla oportunista.

Se hizo público un documento en que se rebatía a los oportunistas bajo el título de “Los oportunistas nunca entienden la dialéctica revolucionaria”. Yogesh fue el alma de ese documento. Entretanto, se habían levantado partidas guerrilleras armadas en Madurai y en algunos distritos vecinos de Tamil Nadu. Yogesh fue quien asumió la principal responsabilidad de la planificación y preparación de los cuadros para la lucha armada.

En 2004 se formó el Partido Maoísta. Yogesh, como miembro del Comité Central, colaboró en la creación del nuevo partido. Posteriormente se convirtió en miembro de la Oficina Regional del Suroeste. Participó en el Congreso de Unidad, al que contribuyó ideológica y políticamente.

En 2007 el Partido celebró el Congreso de Unidad-Noveno Congreso. El Congreso eligió al camarada Devaraj para el Comité Central y lo reconfirmó como miembro de la Oficina Regional del Suroeste. A finales de ese año y al año siguiente, otros camaradas de la Oficina Regional habían alcanzado el martirio o habían sido detenidos. El camarada Devaraj se hizo cargo de los estados de Tamil Nadu, Karnataka y Kerala. En esta difícil situación, se mantuvo firme y contribuyó junto a los cuadros a consolidar el movimiento revolucionario.

En 2011, el Partido en la región suroeste decidió concentrar la mayor parte de nuestras fuerzas subjetivas en el área boscosa donde lindan los estados de Kerala, Karnataka y Tamil Nadu. El camarada Devaraj siempre deseó abrir un frente de guerra en esta parte del país. Estudiaba constantemente las condiciones de las distintas partes de esos tres estados, lo que le permitió desempeñar un papel crucial en el inicio del movimiento en dicha zona y en la dirección e implantación de los cuadros en ella. En poco tiempo, el Partido se ganó el aprecio de las poblaciones tribales tradicionales de la región y dirigió al Ejército Guerrillero de Liberación Popular en el exitoso desarrollo de su campaña político-militar. Las masas comenzaron a integrarse ampliamente en los pelotones guerrilleros. Todo ello puso en alerta a los gobiernos de los tres estados. El movimiento actual en dicha zona es un duro golpe para el revisionismo, especialmente en Kerala. El Partido mostró a las masas el camino correcto, a cuyo señalamiento contribuyó Devaraj de modo activo.

Cuando la Oficina Regional del Suroeste puso en marcha el Programa de Formación de Mandos [LTP, en sus siglas en inglés], el camarada Devaraj asumió la responsabilidad y dirigió los campos de entrenamiento. En el programa participaron cuadros estatales y superiores que recibieron una educación completa que les permitió dotarse de una visión clara sobre las diversas cuestiones del movimiento revolucionario. Devaraj contribuyó de esta manera a formar políticamente a los cuadros del Partido.

El camarada Devaraj tuvo también un papel activo en los procesos de unidad con otros comunistas revolucionarios. Fue él quien encabezó en nombre del Comité Central las negociaciones con el grupo Naxalbari que desembocaron más tarde en la fusión de dicha formación. Previamente, Devaraj había entablado conversaciones con el grupo Janasakthi, logrando atraer a algunos camaradas al camino correcto. El camarada Devaraj se interesó vivamente por la prensa del Partido y de las organizaciones de masas. También prestó gran atención a la información de todas aquellas novedades y acontecimientos que pudiesen necesitar en sus tareas los comités correspondientes.

Hay otra cosa importante sobre Devaraj: desempeñó un papel destacado en el suministro de armas y municiones para la guerra popular en curso, así como en la fabricación de granadas.

Los Ghats Occidentales pueden llegar a ser un nuevo bastión del movimiento revolucionario en el país, por eso, los gobiernos central y estatal tramaron el secuestro de Devaraj y de otra veterana militante del Partido, la camarada Ajitha, y los asesinaron en un supuesto enfrentamiento.

La pérdida del camarada Devaraj es un duro golpe para el Partido, que había comenzado a consolidarse entre las masas en el área fronteriza de Kerala, Karnataka y Tamil Nadu. El pueblo de Kerala nunca olvidará a [Arikkad] Verghese, que alcanzó el martirio hace casi cincuenta años, así como su sacrificio por el pueblo. El pueblo desea impulsar el movimiento con arreglo a los ideales de Verghese, por eso, tan pronto como el Partido se acercó a ellos, se involucraron activamente. Ahora nunca olvidarán a Devaraj.

El camarada Devaraj pertenecía a una clase oprimida, la comunidad dalit. Hablaba con soltura inglés, malayali, tamil, kannada, telugu y la lengua local adivasi. La Revolución india ha perdido a un gran dirigente, templado en la dura lucha interna a nivel ideológico y teórico. Dirigió el movimiento con escasas fuerzas subjetivas y de menor experiencia relativamente, y ello con gran valor y voluntad de hierro. Hablaba con todo el mundo y fue capaz de crear una atmósfera democrática entre los cuadros y las masas, ganándose su confianza. Así permanecerá siempre en su recuerdo.

Era una personalidad desinteresada. Se hacía cargo de cualquier tarea que le encomendara el Comité. Devaraj será recordado en la Revolución India, principalmente en los Ghats Occidentales, en Andhra Pradesh, Telangana y Dandakaranya. Sus ideales vivirán por siempre. Su compromiso, su seriedad en el trabajo y su sacrificio harán avanzar sin duda al Partido. El compromiso inquebrantable del camarada Devaraj para con el objetivo servirá para que los futuros cuadros superen las pérdidas actuales. Hay que aprender de Devaraj cómo nadar contracorriente. El estilo de trabajo, la voluntad, la dedicación y el valor del camarada Devaraj son un ejemplo para todos los cuadros del Partido. El Comité Central exhorta a los cuadros de Kerala, Karnataka y Tamil Nadu a imbuirse de los ideales del mártir. Asimismo, el Comité exhorta en especial a los cuadros de esos tres estados a asumir su tarea y seguir trabajando con su misma energía. Siguiendo su ejemplo, se puede llegar a ser un buen trabajador comunista. Este será el auténtico homenaje al gran mártir. Una vez más expresamos nuestro pesar y nuestras condolencias a sus cuadros y a su familia.

Con la ayuda de otros camaradas, izó la bandera roja en los Ghats Occidentales. Por duras que sean la represión y las pérdidas, el movimiento avanzará hasta acabar con las clases dominantes explotadoras, implantar el poder estatal popular y establecer el Estado de Nueva Democracia que avance hacia el Socialismo y, más tarde, hacia el Comunismo.


Abhay
Portavoz, Comité Central
PCI (Maoísta)
1 de enero de 2017

sábado, 4 de febrero de 2017

Comunicado del PCI (M): Atreverse a ganar y a conquistar la victoria

La Red de Blog Comunistas (RBC) ha traducido al castellano un nuevo llamamiento del Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta), en el que llama a celebrar el XII Aniversario del partido, consolidándolo y haciendo avanzar al Ejército Guerrillero de Liberación Popular y a la lucha revolucionaria, y derrotando la tercera fase de la genocida operación Green Hunt lanzada, con ayuda de los imperialistas, por las clases dirigentes fascistas de la India.

El PCI (M) convoca a los pueblos de la India a, utilizando una cita de Mao, “¡Atreverse a luchar y a conquistar la victoria!”; es decir, recordando que no solo basta con organizarse y tener coraje de iniciar el combate, sino que es necesario también estar decididos a ganar.




PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)
COMITÉ CENTRAL


¡DERROTEMOS LA TERCERA FASE DE LA OPERACIÓN GREEN HUNT ASÍ COMO LOS PLANES MISIÓN-2016 DE BASTAR Y EL PLAN DE ACCIÓN SARANDA, QUE SON PARTE INTEGRANTE DE DICHA OPERACIÓN! 

¡CELEBREMOS EL 12º ANIVERSARIO DEL PARTIDO EN TODO EL PAÍS CON ENTUSIASMO REVOLUCIONARIO! 

¡AVANCEMOS CONSOLIDANDO EL PARTIDO, EL EGLP, LAS ORGANIZACIONES REVOLUCIONARIAS DE MASAS Y LOS COMITÉS POPULARES REVOLUCIONARIOS!

Queridos camaradas, querido pueblo,

Vamos a celebrar el 12º aniversario de la creación de nuestro Partido con gran entusiasmo y fervor.  El 21 de septiembre tiene gran importancia para nuestro Partido y para los revolucionarios. El 21 de septiembre de hace 12 años, dos corrientes revolucionarias se unieron para formar el PCI (Maoísta). Nuestro Comité Central envía sus más cordiales saludos revolucionarios a todos los miembros del Partido, a los comandantes y soldados del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), a los dirigentes y miembros de los nuevos órganos de gobierno popular democrático, a las organizaciones revolucionarias de masas, a los simpatizantes del Partido y a las masas revolucionarias. Nuestro Comité Central hace igualmente extensivo su sincero saludo revolucionario a los partidos maoístas y a las organizaciones de diversos países que forman parte de los movimientos de solidaridad que, por todo el mundo, apoyan la guerra popular en curso en nuestro país.


Más de ciento cincuenta de nuestros queridos camaradas perdieron sus preciosas vidas en la lucha revolucionaria durante el pasado año, desde que celebramos el 11º aniversario de nuestro Partido. Entre ellos había camaradas que pertenecían a la dirección nacional del Partido y miembros de su base; comandantes de pelotón y miembros de las milicias populares; había desde dirigentes de los gobiernos populares revolucionarios y las organizaciones de masas hasta gentes corrientes. El camarada Chirag (Zona Especial de Bihar oriental y Jharkhand nororiental), el camarada Vasanth (Orissa) y el camarada Lachchanna (miembro suplente del Comité Especial de Zona de Dandakaranya) pertenecían a la dirección nacional o a la dirección de Zonas Especiales. El camarada Ravi (Secretario del Comité de la División oriental de la zona fronteriza de Andhra-Orissa), el camarada Satish (Zona sur, Bijapur), la camarada Rama (Seendri Lingo, División de Kalinganagar, Orissa), el camarada Sunil (División de Maad, Dandakaranya), la camarada Rajitha (División de Gadichiroli septentrional, Dandakaranya) y la camarada Soni (Bastar meridional, Dandakaranya) pertenecían al nivel directivo de los Comités Zonales o de División. Recordemos a los miles de heroicos mártires que han entregado sus vidas desde los días del movimiento revolucionario armado campesino de Naxalbari y rindamos nuestro humilde homenaje a todos y cada uno de los camaradas caídos este último año, con quienes luchamos hombro a hombro contra el enemigo en esta guerra popular para alcanzar los elevados objetivos de la Revolución.

Nuestro Comité Central rinde también homenaje a los heroicos camaradas que entregaron sus vidas al servicio de los distintos movimientos que, dirigidos en diferentes países por partidos, organizaciones y grupos maoístas, luchan por la revolución socialista mundial. También rinde tributo a demócratas auténticos como BD Sharma, amigo inquebrantable de nuestro Partido y de la Revolución de Nueva Democracia que se desarrolla en el país, a la que siempre deseó el mayor éxito posible.

En los últimos diez meses desde el 11º aniversario de la formación de nuestro Partido, sus cuadros, los soldados del EGLP, los comités populares revolucionarios y las organizaciones revolucionarias y democráticas, las masas de nuestro país y, en especial, quienes forman parte del movimiento revolucionario en las zonas de lucha, dirigidos todos por nuestro Partido, han luchado heroicamente contra las políticas sociales, económicas, militares, culturales y medioambientales antipopulares y proimperialistas, sobre todo contra la Operación Green Hunt, que, con ayuda de los imperialistas, han puesto en práctica de manera brutal las clases dirigentes fascistas. El sacrificio de los mártires en esta guerra de resistencia tiene un extraordinario valor ejemplar, digno de emulación. Dieron su vida por una sociedad nueva, justa e igualitaria donde no haya ni desigualdad, ni discriminación, ni explotación del hombre por el hombre. En este día en que conmemoramos el 12º aniversario de la creación de nuestro Partido, nos comprometemos con el puño cerrado a seguir adelante con toda nuestra determinación por la senda que nos alumbraron los mártires para dar cumplimiento a su sueño de forjar un mundo nuevo. Hacemos extensivo nuestro pésame a todos los miembros de las familias, parientes y amigos de los mártires, con la promesa de que el Comité Central no dejará de darles su apoyo.

El Comité Central espera que nuestros camaradas de lucha que resultaron heridos en combate se recuperen pronto y vuelvan a reincorporarse activamente cuanto antes al movimiento revolucionario.

Presentemos ahora ante los miembros del Partido, las fuerzas del EGLP y las amplias masas las victorias obtenidas por el PCI (Maoísta) gracias a los sacrificios de los mártires y procuremos intensificar su participación activa y militante en la guerra popular.

Nuestras victorias:

Bajo la dirección del Partido, el EGLP se ha enfrentado a las fuerzas mercenarias de la policía y los paramilitares de las clases dominantes y explotadoras con los objetivos principales de transformarse en un Ejército Popular de Liberación (EPL), de convertir la guerra de guerrillas en una guerra de movimientos y de hacer de Dandakaranya y Bijapur zonas liberadas. También combate para proteger al Partido, al movimiento revolucionario, al pueblo y a los órganos del gobierno popular revolucionario, así como para lograr nuevas victorias. Por otra parte, las fuerzas de enemigo, en el marco de sus políticas de conflicto de baja intensidad, han puesto en práctica diversas formas de violencia de Estado y terror blanco: se han dedicado a atacar pueblos y a sus moradores, han asesinado a aldeanos, han empleado la violencia sexual contra las mujeres y han destruido las propiedades y los cosechas de los campesinos. Su objetivo es dividir al pueblo. Al aplastar bajo sus botas a las gentes, pretenden asfixiar los anhelos populares de nueva democracia y de una sociedad socialista y dar al traste con su espíritu colectivo. A los periodistas independientes que han tratado de sacar a la luz los casos de terrorismo de Estado y las atrocidades policiales los han calificado de maoístas, los han imputado en montajes judiciales o los han expulsado de las zonas de conflicto. El EGLP, bajo la dirección del Partido y con la ayuda de las masas revolucionarias, ha emprendido diversas campañas contraofensivas tácticas como respuesta a esta guerra contrarrevolucionaria que desarrollan las fuerzas del enemigo en el marco de la Operación Green Hunt. En Kala Pahad (Palamu, Jharkhand), Dabbakunta (Sukma, Chhattisgarh), Malewada (Dantewada, Chhattisgarh) y Chakkar Bandha (Aurangabad, Bihar) las fuerzas enemigas sufrieron pérdidas considerables. En Chhattisgarh, Orissa, Maharastra, Telangana, la región fronteriza de Andhra y Orissa, Jharkhand, Bengala occidental y Ghats occidental la resistencia de los soldados del EGLP se materializó en forma de acciones ofensivas tácticas de nivel bajo y medio. Más de 60 policías murieron y unos 140 resultaron heridos en diversas zonas guerrilleras y de resistencia roja de todo el país.

A diversos niveles, el plenario del Partido ha analizado y elaborado conclusiones sobre el programa de dos años de bolchevización (Estudio y Aplicación), cuyos resultados, según se preveía, han sido positivos. En algunas zonas se ha adoptado la decisión de prolongar la campaña un año más. La máxima dirección del Partido ha decidido mejorar su nivel teórico y político y bolchevizarse en atención a las circunstancias, rápidamente cambiantes. En ese sentido, hemos decidido realizar investigaciones de tipo social. Hemos emprendido estudios de campo sobre los cambios relativos que han tenido lugar en el último decenio en el ámbito de las relaciones de producción. La dirección, colectivamente y a diferentes niveles, ha estudiado los informes, basados en un análisis de clase, en los que se llega a la conclusión de que el nivel de vida de quienes habitan en las zonas del movimiento revolucionario ha mejorado.

Desde 2011, bajo la dirección de los Comités Populares Revolucionarios (Krantikari Janatana Sarkar) que, a diferentes niveles, ha ido estableciendo nuestro Partido, se ha puesto en marcha un movimiento cooperativo destinado a “la nivelación de tierras, la parcelación y el aumento de la producción gracias a la traída de aguas para la irrigación”. Esta campaña se desarrolla durante 15-20 días cada año. Donde operan los Janatana Sarkars y sobre una base clasista, se lleva a cabo dicha campaña, que se ha convertido en una tradición revolucionaria. Esta forma de trabajar nos está ganando los corazones del pueblo. La policía y las fuerzas paramilitares cometieron ataques brutales en los meses de enero y febrero de 2016 para así interrumpir las tareas. En un caso, la policía disparó contra los vecinos mientras trabajaban, asesinando a dos aldeanos e hiriendo a otros dos. A pesar de ello, las masas revolucionarias dieron cima a la campaña antes del Día del Poder Popular (el 10 de febrero) y cumplieron los objetivos. A pesar de los continuos ataques, unos 150.000 hombres y mujeres, por término medio, participaron a diario en esta campaña. Este hecho revela su carácter masivo. Esta campaña se lleva a cabo también en las zonas del movimiento revolucionario en la región fronteriza de Andhra y Orissa y en Orissa.

Los Janatana Sarkars se han concentrado en la agricultura, la educación del pueblo, los servicios de salud, la defensa de los propios Janatana Sarkars y la pequeña industria. Los Janatana Sarkars tienen que ocuparse también de tareas como la puesta en libertad de los camaradas detenidos, prestar ayuda económica a sus familias, proteger los bosques, replantarlos, etc. Debido a la persistente sequía que afecta a las zonas de lucha, las organizaciones revolucionarias de masas y los Comités Populares Revolucionarios han adoptado medidas para combatir la sequía y llevar algo de alivio al pueblo. También hemos recibido diferentes tipos de donaciones de diversos sectores populares como trabajadores, demócratas y simpatizantes del movimiento revolucionario, que hemos repartido.

En las zonas del movimiento revolucionario y especialmente en la India central y oriental, los gobiernos central y estatales han firmado memorandos de entendimiento con empresas multinacionales y de la burguesía burocrático-compradora como Tata, Essar, Mittal, Jindal, Neco, Vedanta o Posco para realizar diversos proyectos, a saber, proyectos mineros, grandes presas, reservas de bosques y parques naturales, megaacerías, centrales térmicas, minas a cielo abierto, ferrocarriles, etc. Existen poderosos movimientos populares de resistencia contra esos memorandos de entendimiento y contra los miles de policías desplegados para garantizar la aplicación de dichos memorandos. Ello ha permitido que muchos proyectos se hayan paralizado. En las zonas fronterizas de Tamil Nadu, Karnataka y Kerala han surgido los primeros movimientos antidesplazamientos. El problema de los desplazamientos en la India es una cuestión que afecta directamente a la existencia misma de muchas personas, en especial a los moolvasis. En última instancia, se trata de la cuestión de la tierra. Ésa es la razón por la que el pueblo, a lo largo y ancho del país, se ha manifestado contra la política antipopular de adquisición de tierras, planteada por el gobierno de Modi. El gobierno de Orissa y sus fuerzas mercenarias están asesinando con la mayor sevicia a mucha gente en un intento de acabar con los movimientos antidesplazamientos. Nuestro Partido anima a estos movimientos populares a unirse sobre una base amplia con otras fuerzas y organizaciones de defensa popular.

Las organizaciones democráticas, las minorías religiosas así como los dalits y los adivasis de las zonas donde está implantado nuestro movimiento están avanzando hacia la unidad en la lucha contra el fascismo brahmánico-hinduista. El pueblo de estas regiones no se queda de brazos cruzados ante la política hegemónica y asesina de los terroristas nacional-brahmánico-fascistas (Sangh Parivar), que, con la ayuda y el apoyo del Estado, actúan al margen de cualquier ley y de la Constitución. Por otro lado, los estudiantes, los trabajadores, las mujeres, los escritores, artistas y cantantes revolucionarios y progresistas y los periodistas progresistas procuran despertar la conciencia del pueblo contra el fascismo brahmánico-hinduista. Nuestro Partido se solidariza con ellos. Todos nuestros esfuerzos se dirigen a incorporarlos a un movimiento unitario.

Las clases dominantes anunciaron ya hace casi una década que los maoístas son la mayor amenaza para la seguridad interna del país. Las clases dominantes han declarado la guerra al pueblo en las regiones donde actúa el movimiento maoísta. Han desplegado casi 500 mil miembros de la policía y de los paramilitares. Desde el cielo vigilan aviones no tripulados y media docena de helicópteros de la Fuerza Aérea. A finales de 2015, el gobierno indio autorizó los ataques aéreos, lo que constituye un punto de inflexión para el movimiento revolucionario indio. Los Comandos Garuda de la Fuerza Aérea han realizado ejercicios de ataque, provocando el pánico de las gentes. No han dejado de aumentar los asesinatos de luchadores en supuestos enfrentamientos con la policía, que goza, igualmente, de total impunidad para cometer cualquier atrocidad contra las mujeres. Los mercenarios de la policía someten a crueles torturas al pueblo, tales como impregnar las heridas de los detenidos con sal y guindilla en polvo o atarlos por las manos a un vehículo y arrastrarlos por el suelo. La policía, asimismo, violenta sexualmente a las mujeres. En Chinna Gelluru, Pedda Gelluru, Budigin, Pegadapalli, Kunna y otros pueblos, han llevado a cabo agresiones salvajes contra las mujeres. Dirigidos por Kalluri, Inspector General de la SRP [“Policía de Reserva del Estado”, en sus siglas en inglés] de Bastar, en el estado de Chhattisgarh, las fuerzas de la policía del estado y federales, así como los Comandos CoBRA, están cometiendo atrocidades bestiales contra el pueblo. A pesar de que Amnistía Internacional ha criticado a la policía por no informar a los familiares de los detenidos de su arresto, los gobiernos central y estatales no se han dado por enterados. Los demócratas protestan contra estas atrocidades fascistas, tanto a nivel nacional como internacional. Intelectuales, fuerzas democráticas, activistas por los derechos civiles y de defensa de los derechos humanos, grupos de apoyo a los adivasis, periodistas, abogados, organizaciones de mujeres y diversos partidos parlamentarios con implantación local, excepción hecha del BJP, han decidido poner en marcha mecanismos de investigación para conocer el alcance de estas atrocidades y condenarlas. Raman Singh y Modi y su policía no pueden tolerarlo. Los matones de la policía han recurrido a ataques físicos contra Soni Sori, dirigente del AAP [“Partido del Hombre Común”, en hindi]. A su vez, D.M. Avasthi, Director General Especial de la Policía, ha calificado todos estos hechos como mera propaganda falsa de los naxalitas para difamar a la policía y ha tildado a todas las fuerzas que están del lado del pueblo de “maoístas”. El gobierno destituyó al juez del distrito de Sukma, Prabhakar Gwal, por no pronunciar sentencias en las causas contra maoístas al dictado del delegado gubernamental en dicho distrito, que tuvo que abandonar con la excusa de que existía una amenaza para su vida.

La violencia del Estado y el terror blanco se han desatado a un nivel sin precedentes en todas las zonas de movimiento: en Chhattisgarh, Maharashtra, Bihar, Jharkhand, Bengala occidental, Asom, Orissa, Andhra Pradesh, Telangana, Tamil Nadu, Karnataka, Kerala, Madhya Pradesh y Uttar Pradesh.

La tercera fase de la Operación Green Hunt está creando las condiciones objetivas para la unificación de las fuerzas propopulares. Sobre esa base, el Partido ha procurado en este último año organizar movimientos populares y movimientos de resistencia popular contra la Operación Green Hunt, forjando la unidad de los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, las mujeres, los intelectuales revolucionarios, las fuerzas propopulares democráticas y patrióticas y los grupos de apoyo a los adivasis.

¡Estimados camaradas y amigos!

Las clases dirigentes indias y, en especial, las fuerzas nacionalistas brahmánico-hinduistas que están en el poder revestidas con el disfraz de la democracia parlamentaria o, en otras palabras, el terrorismo de Estado y el terrorismo nacionalista, han desencadenado un ataque feroz contra el movimiento revolucionario con la ayuda de los imperialistas.

El enemigo nº 1 de los pueblos del mundo, Estados Unidos, se enfrenta a graves problemas dentro y fuera de su territorio. Este país, el más endeudado del mundo, está sumido en una deuda de 20 billones de dólares. Para mantener su hegemonía como gendarme mundial, los Estados Unidos gastan 100 mil millones de dólares al año en cientos de bases militares en zonas estratégicas de 70 países, lo que provoca las iras de esos pueblos. EEUU no escatima esfuerzos cuando se trata de oponerse a China, que comienza a perfilarse como un competidor a escala mundial. EEUU ha efectuado numerosas acciones militares para mantener la tensión en el mar del Sur de China. La rivalidad no deja de crecer entre los Estados Unidos, China, Rusia y otros países imperialistas, en su lucha por saquear la riqueza petrolera de 20 países árabes del norte de África y Oriente Medio. So pretexto de defender al pueblo, sacar del poder a dictadores y acabar con los grupos terroristas, Estados Unidos, Francia y los ejércitos de la OTAN han llevado el fuego de la guerra y la destrucción a estos países. Según los cálculos de la ONU, más de 300 mil personas han muerto hasta la fecha en la guerra de Siria. A su vez, cientos de miles de personas se han visto obligadas a emigrar a Europa, donde se enfrentan a penalidades sin cuento. Montones de personas pierden la vida al intentar cruzar el mar Mediterráneo. Cientos de civiles mueren en los ataques con drones que realizan los Estados Unidos y otros países imperialistas en Pakistán, Afganistán, Palestina, Yemen, Iraq, Libia, Somalia, Siria y Filipinas. Con estas políticas, los Estados Unidos provocan una cólera cada vez mayor en los pueblos del mundo.

Los Estados Unidos también se enfrentan a considerables problemas internos. Su gobierno se ha visto obligado a reducir el gasto social. Todos los sectores populares están llevando a cabo huelgas en sus respectivos ámbitos. Unos 40 millones de personas (casi el 12% de la población) viven gracias a los cupones de alimentos. El gobierno se ve obligado a pedir nuevos préstamos para pagar los sueldos de los funcionarios. Los afroamericanos, que viven en EEUU desde hace siglos, se enfrentan a múltiples discriminaciones. Sólo en el año 2015, cerca de 600 negros fueron asesinados. La ira de la población negra no puede ser mayor. Han empezado a efectuar ataques armados contra la policía. Miles de personas en decenas de ciudades han salido a las calles para protestar contra esta situación. El descontento está aumentando entre los estadounidenses.

La situación de los demás países imperialistas e industrializados no es mejor que la de los Estados Unidos. Grecia es incapaz de superar la crisis de la deuda en que está sumida. En Francia, las huelgas obreras, por una parte, y los atentados del ISIS, por otra, se suceden al tiempo que la población pierde su confianza en las políticas gubernamentales. El pueblo padece el desempleo, los recortes de las pensiones y los gastos sociales, etc. Es cierto que la salida de Gran Bretaña de la UE es expresión de las aspiraciones populares, pero también es un reflejo del crecimiento de las fuerzas derechistas. La movilización y las luchas populares están aumentando también en Europa.

El resultado de todo ello es que la crisis del sistema imperialista mundial está llamada a hacerse cada vez más profunda y a provocar un grave conflicto entre las fuerzas imperialistas, al exacerbar el enfrentamiento entre ellas por el reparto del mercado mundial.

Camaradas,

La crisis económica y financiera que afecta a los países imperialistas desde 2008 ha generado el caos en todos los países del mundo y creado una enorme crisis social, dando lugar a una multiplicidad de movimientos de trabajadores, así como de nacionalidades y pueblos oprimidos. Los imperialistas están fomentando un cóctel de fascismo, religión y patriotería con el fin de liquidar estos movimientos, al pueblo y las políticas populares. Las fuerzas nacionalistas que están en el poder central promueven, por un lado, el patrioterismo cultural y los ataques fascistas, y, por otro, la puesta en práctica del programa llamado India Vision 2020, cuyo objetivo es dar satisfacción a los intereses de las grandes empresas y destruir el sistema económico del país.

Durante el primer mandato de la Alianza Nacional Democrática [NDA, en sus siglas en inglés], encabezada por el BJP, ya lanzaron el eslogan Shining India. Ahora el rutilante lema de la propaganda es Make in India. En el marco del programa India Vision 2020, Modi y compañía han puesto en marcha diversos proyectos, tales como el de ciudades inteligentes, Start-up India, Stand-up India, MUDRA Yojana, India digital, Skill India, RURBAN, etc. Para desarrollar estos proyectos preferentes, para reestructurar toda la economía india y ponerla al servicio de los intereses de los imperialistas, de la gran burguesía compradora y los terratenientes, Modi ha creado el NITI (Instituto Nacional para la Transformación de la India), en calidad de comisión de planificación. Con los fondos presupuestados para estos proyectos han elaborados planes para acabar con los maoístas. Están empleando estos fondos para tratar de aplastar el movimiento revolucionario que dirigimos. Modi ha viajado a más de 40 países y ha firmado cientos de memorandos de entendimiento con grandes multinacionales para saquear la riqueza de nuestro país. Desde que Modi llegó al poder, la economía de la India se ha hecho cada vez más dependiente de la estadounidense.

Las fuerzas nacional-hinduistas actúan sin la menor traba desde que el BJP llegó al poder central. Obligan a los fieles de otras religiones a aceptar que “las costumbres y tradiciones hindúes son patrimonio nacional”. La educación nacional-hinduista se ha impuesto hace ya mucho tiempo en los estados en que gobierna el BJP. En los colegios de Gujarat, desde los tiempos en que gobernaba allí Modi, se enseña a los estudiantes de 5º la teoría de Savarkar, según la cual “el hinduismo védico se encuentra en la raíz de la civilización india”. A los estudiantes de 10º se les enseña que el Varnashrama Dharma [el sistema de clases sociales de la literatura brahmánica] es la mayor bendición recibida de los arios. Vidya Bharati, miembro del Sangh Parivar, no ceja en su empeño de propagar la ideología nacional-hinduista. Las fuerzas nacional-hinduistas están modelando la educación a su antojo, valiéndose para ello del poder del Estado y de diversas organizaciones y foros. A las mentes impresionables de los jóvenes se les enseña una historia llena de interpretaciones y comentarios erróneos. Están atiborrando a la futura generación de ideología brahmánica. Este peligro aumenta día a día en las zonas adivasis.

Las fuerzas nacional-hinduistas recurren a la violencia y el asesinato contra los dalits, los adivasis y las minorías religiosas para obligarlos a aceptar el brahmanismo. Los crímenes por este motivo no dejan de aumentar gracias a la protección del Estado. Por medio del proselitismo pretenden convertir al hinduismo a quienes profesan otra religión. Muchas organizaciones participan en esta clase de actividades bajo el patrocinio del Sangh Parivar. Cada día aparecen nuevas asociaciones y grupos de este tipo que se dedican a propagar el nacional-hinduismo tras una fachada de armonía social. Desde que Modi, en el centro, y Devendra Fadnavis, en Maharastra, llegaron al poder, se aclama constantemente a B.R. Ambedkar y tratan de presentarse como los mesías de los dalits. Los dalits se han levantado en armas en Gujarat contra los ataques de las castas superiores y están organizando a nivel local un movimiento de protesta por la justicia social. Personas de todos los sectores y de todo el país han condenado estos ataques y apoyado las manifestaciones. En Gujarat, muchos escritores dalits han devuelto sus premios.

La hinduización de los adivasis de todo el país hace mucho que comenzó. Se han adoptado medidas para evacuarlos de la jungla. Como todo está en venta en la India, el gobierno de Modi también pretende vender los bosques. Los proyectos constitucionales para proteger los derechos de los adivasis, así como diversas leyes de distintos gobiernos, tales como la Ley para la Prevención de las Atrocidades contra determinadas castas y tribus, la PESA, la Nueva Política Forestal, la Ley de Arrendamientos de Chota Nagpur, etc. han terminado en el cubo de la basura. En su lugar, se están aprobando nuevas leyes, como la Ley de Vivienda de Jharkhand, en virtud de la cual se otorgan los mismos derechos, en relación al suelo, a los no indígenas asentados allí en los últimos 30 años que a los miembros de las tribus, lo que crea las condiciones para el desplazamiento de los adivasis y el saqueo de la riqueza forestal. Las fuerzas nacional-hinduistas han intensificado su agresión cultural para absorber a los adivasis en el hinduismo. Chowdaries, Bhils y Gamiths, que eran adivasis antes del régimen de Modi, han sido hinduizados, y Ram se ha añadido como apellido a los nombres adivasis. En los colegios religiosos que hay en las zonas adivasis, no se permite comer a quien no rece antes las oraciones hindúes. Se están implantando instituciones vanavasi [de asistencia social y proselitismo religioso] con el objetivo de llevar a los adivasis al redil de su comunidad. Fueron adivasis quienes participaron activamente tanto en el pogromo de 2002 en Gujarat como en el ataque contra los cristianos adivasis en Kandhamal en 2008. Incorporados a las filas del Sendra, el Salva Judum o las fuerzas de los Comandos CoBRA, los adivasis son la carne de cañón empleada para combatir al movimiento revolucionario. El gobierno de la NDA ha tomado la decisión de crear batallones especiales integrados por adivasis. Las masas adivasis de todo el país se oponen a dicha decisión gubernamental. Los intelectuales adivasis, los demócratas y los grupos auténticamente laicos están del lado de los adivasis y se solidarizan con ellos.

Las fuerzas nacional-hinduistas se dedican a atacar a los musulmanes de la India desde la división del país. Dichas fuerzas son las principales responsables de los muchos disturbios que, en numerosos puntos del país, estallaron entre comunidades en los últimos dos años.

Tras la llegada de Modi al poder, antiguos reos convictos nacional-hinduistas han salido de las cárceles llenos de arrogancia y altivez. El pueblo ha entendido claramente que el Estado defiende y protege sin rebozo a las fuerzas nacional-hinduistas, cuando asesinos y criminales como Sadhvi Pragya Thakur o los implicados en la matanza de la Gulbarg Society, andan sueltos por las calles.

Muchos gobiernos federales han prohibido la carne de vacuno. Con este pretexto y sobre la base de denuncias falsas, las fuerzas nacional-hinduistas atacan violentamente a los musulmanes. A muchos jóvenes musulmanes se les acusa de ser terroristas, separatistas o miembros de los servicios secretos pakistaníes [ISI, en sus siglas en inglés] y se les encarcela bajo acusaciones falsas. El pueblo se está dando cuenta sin duda de que el “terrorismo azafrán” [esto es, nacional-hinduista] se está convirtiendo en una amenaza para la seguridad interna del país.

La barbarie del terrorismo de Estado se ha desatado en las zonas de implantación del movimiento revolucionario en el este y centro de la India con el fin de acabar con cualquier vestigio de democracia. El objetivo de este estado policial que dirige el gobierno fascista del BJP es eliminar a los opositores políticos, acusándolos de maoístas o de simpatizar con los maoístas. Es posible establecer una democracia real, algo que pasa por la destruir la violencia del Estado, convirtiendo al movimiento revolucionario en una alternativa política.

Queridos camaradas y amigos,

Cuando se habla de terroristas internacionales, el pueblo apunta con su dedo acusador a belicistas como Bush, Blair y Obama. De igual modo, el pueblo tiene cada vez más claro que los auténticos terroristas de nuestro país son Modi, Amit Shah, Mohan Bhagawat y el resto de la patulea nacional-hinduista. Estas fuerzas son incapaces de tolerar cualquier pensamiento progresista o racional. Los gobiernos del BJP, por medio de sus fuerzas de seguridad, están llevando a cabo campañas y misiones especiales para acabar con las fuerzas revolucionarias. Asesinan salvajemente a los jóvenes de Cachemira por pedir la independencia de Azad Cachemira. El número de muertos ya supera los 60. En una decisión sin precedentes, han impuesto el toque de queda en todo el valle de Cachemira durante cuarenta días seguidos. Estudiantes, intelectuales, artistas y escritores están protestando de diversas formas en contra de la intolerancia de las fuerzas nacional-hinduistas.

La gente corriente está pasando apuros inauditos por culpa de las políticas económicas neoliberales que han ido adoptando los sucesivos gobiernos en estas últimas dos décadas. El pueblo es la principal víctima de los elevados precios de los productos de consumo. El desempleo sigue creciendo. Cientos de miles de trabajadores han perdido su puesto de trabajo como consecuencia de la privatización de muchas industrias del sector público, incluido el sector de la defensa, llevada a cabo por el gobierno de Modi. De Indira Gandhi a Modi, los derechos de los trabajadores, ganados a costa de enormes sacrificios, han sido sistemáticamente pisoteados, por mucho que repitan el mantra de “Shramev Jayate” [“Sólo el trabajo triunfa”, en hindi]. El aumento de los precios de servicios esenciales como la salud y los alimentos y la derogación o reducción de medidas de protección social están afectando muy negativamente a los obreros y campesinos.

Colmando de alabanzas a los campesinos, Modi ha prometido que doblará sus ingresos antes de 2022. Los campesinos de Marathwada ya le han respondido que sus ingresos actuales son cero, que duplicado, hace dos ceros. Los expertos en agricultura han elaborado una estadística que muestra que el ingreso anual del campesino indio es en la actualidad de 20.000 rupias que, multiplicadas por dos, no llegan siquiera al salario de dos meses de un empleado de cuarta categoría. Los abogados, los médicos, los estudiantes, los funcionarios, los obreros, los trabajadores sociales, los agricultores, las mujeres y los empleados del resto de los sectores se están enfrentando a las políticas económicas neoliberales.
El gobierno central ha celebrado por todo lo alto sus dos años en el poder. Con tal motivo, en Bilaspur, el ministro del Interior del gobierno central, Rajnath Singh, exhortó a los maoístas a renunciar a las armas y a entablar conversaciones. También advirtió de que el gobierno no seguiría siendo un espectador mudo. Otro ministro, Venkayya Naidu, anunció que no habría diálogo con quienes no aceptaran la Constitución. Ésta es la actitud del gobierno en relación con las negociaciones. Nuestro Partido nunca ha rechazado hablar si el diálogo sirve a los intereses de la Revolución. Nuestro Partido ya ha dejado meridianamente claro que entablará conversaciones siempre que cese la represión de las fuerzas armadas, se levante la ilegalización que pesa sobre el Partido, se ponga en libertad a los camaradas encarcelados y se nos invite formalmente a dialogar. Recientemente, cuando las FARC en Colombia renunciaron a cincuenta años de lucha armada y firmaron un acuerdo con el gobierno, algunas fuerzas en nuestro país nos instaron a imitarlos. Los revisionistas, el gobierno de la India y algunos intelectuales liberales defendieron en 2006 que los maoístas indios también debían emular a los maoístas nepalíes cuando éstos abandonaron el camino de la lucha armada y se engolfaron en el cenagal de la política parlamentaria. Ése parecía ser el camino ideal a seguir. Pero, ¿qué nos ha demostrado la historia? ¿Qué beneficios ha sacado de ello el pueblo nepalí? Ahí está también la experiencia negativa de las organizaciones del noreste, que llevan años, muchos años, entrampadas en inútiles conversaciones con el gobierno indio. Recientemente, Irom Sharmila puso fin también a su larga huelga de hambre, de dieciséis años, desengañada de los métodos pacíficos y de la no violencia. Ni que decir tiene que se olvidó de los intereses del pueblo de Manipur. Lo que sucede en realidad es que el pueblo de nuestro país ha perdido la fe en cualquier partido burgués o revisionista y ha elegido el camino de la lucha para resolver sus problemas. La crisis se está agudizando en el sistema imperialista-capitalista mundial y en el sistema semifeudal y semicolonial de nuestro país. Las condiciones objetivas se están volviendo favorables para la Revolución. Estamos seguros de que lograremos más victorias en el futuro. Luchemos con determinación.

Queridos camaradas,

Al servicio de los intereses de los imperialistas, de la gran burguesía compradora y de los grandes terratenientes, la política básica de las clases dominantes indias en la represión desatada contra el movimiento revolucionario y el pueblo, las operaciones de cerco y limpieza, y el terror blanco, es no quedar limitada a medidas represivas normales. El elemento más importante de esa política son los ataques políticos e ideológicos. El enemigo no puede lograr sus objetivos recurriendo tan sólo a la represión, sin librar, al mismo tiempo, una guerra ideológica y psicológica.

El objetivo de todas las medidas represivas y de la presión ideológica que los imperialistas y sus lacayos de las clases dominantes indias imponen a los revolucionarios y al pueblo es muy claro: aferrarse al poder y reprimir la lucha popular que desafía su hegemonía hasta acabar con ella y hacer que el pueblo acepte su sistema semicolonial y semifeudal, es decir, que se someta a su sistema. Ésta es la esencia de la política de conflicto de baja intensidad, que se materializa en la práctica con medidas diversas. Sin entrar en si realmente podrán llevar a cabo dichas políticas de manera eficaz o si producirán los resultados deseados, podemos decir con certeza que ese conjunto de medidas no será un factor decisivo en el desenlace. Por contra, la fuerza ideológica y política, así como las políticas de los propios revolucionarios con que quieren acabar, desempeñarán un papel decisivo. Sus planteamientos y el modo en que los llevan a la práctica así lo demuestran. Por lo tanto, las políticas de los revolucionarios y no las del enemigo son el factor decisivo.

Los enemigos de clase no son en realidad muy fuertes porque estamos en una guerra de clases. Sí, esto es una guerra de clases entre opresores y oprimidos; entre explotadores y explotados; entre ricos y pobres; entre hambrientos y acaparadores; entre los imperialistas, los terratenientes y la gran burguesía compradora, por un lado, y los obreros y los campesinos, por otro. Esto es una guerra entre la justicia y la injusticia. Esta guerra ha comenzado debido a la propiedad privada, a la explotación y a un tipo de sociedad dividida en clases. Esta situación sólo llegará a su fin con la abolición de la propiedad privada, la explotación y las clases. La lucha de clases es una realidad objetiva independiente de los deseos de las clases. Las clases no pueden poner fin a estas guerras. Sólo aquellos que comprenden este hecho pueden luchar por la sociedad comunista sin clases, que pondrá fin a todas las guerras. Sólo ellos pueden moldear su ideología y su práctica política con arreglo a ese criterio. A esto es precisamente a lo que se llama conciencia de clase. Las clases dominantes y explotadoras, los represores del pueblo y sus fuerzas mercenarias podrán gritar a los cuatro vientos que van a borrar las montañas y los bosques o que van a acabar con los naxalitas en la India y que los maoístas jamás triunfarán. Por el contrario, la derrota o la victoria depende de los objetivos y de la firmeza del pueblo que lucha en los bosques, llanuras, aldeas y ciudades. La ideología del marxismo-leninismo-maoísmo afirma que ésta es la etapa de las revoluciones. Hasta las clases dominantes dicen que el siglo XXI es el siglo de las revoluciones y se preparan para tomar medidas preventivas con que reprimirlas. Y esto es así porque no han dejado al pueblo más que hambre, pobreza e injusticia. Su sistema económico explotador está en el origen de todo. Las clases dominantes saben a la perfección que el pueblo se rebelará contra esta situación. En la sociedad moderna actual, sus gobiernos “democráticos” sólo pueden distraer la atención del pueblo de las cuestiones verdaderamente importantes, pero no pueden resolver los problemas a que se enfrentan. Su objetivo es mantener el status quo del sistema explotador y reprimir el descontento popular y la violencia revolucionaria que el propio pueblo organiza. Por ello, tratan constantemente de estudiar las debilidades del movimiento revolucionario para golpearle. Las clases dominantes también conocen sus debilidades y también tratan de corregirlas. Sin embargo, nunca coronarán con el éxito ese empeño porque todos sus intereses se basan en la explotación. Nosotros conocemos nuestras fortalezas y nuestras debilidades y también contra quién luchamos. Podemos sin duda superar nuestras debilidades. Es ésta la razón por la que proclamamos que no pueden vencernos ni a nosotros ni a las amplias masas, que no pueden derrotar la guerra popular y que, sin duda, lograremos la victoria. Sólo mediante la guerra popular se puede hacer frente a la múltiple agresión ideológica, política, militar, social y cultural que los imperialistas y sus lacayos, esto es, la gran burguesía burocrático-compradora y los grandes terratenientes, han desencadenado contra los oprimidos, esto es, los obreros, los campesinos y las clases medias. Los enemigos de clase pueden imponer una guerra muy cruenta, pero la guerra popular no descansará hasta que se produzca su completa liquidación y la victoria de los oprimidos.

Citando a Lenin, Mao hizo un llamamiento a “¡Atreverse a luchar y a conquistar la victoria!”. Al formular así estos llamamientos, se pone de manifiesto que no es suficiente con atreverse a luchar sino que hay que atreverse a ganar también. Para ganar debemos tener firmeza y valentía. Para ello es necesario un deseo especial. Hasta que la revolución triunfe, tenemos que analizar minuciosamente todo aquello que en un principio no entendemos y avanzar hasta que la nueva sociedad democrática surja de las cenizas de este sistema explotador. Y avanzar aún más hacia las sociedades socialista y comunista. La firmeza y la audacia han de ser tales que permitan vislumbrar todo el recorrido hasta la Revolución victoriosa y acabar con el sistema semicolonial y semifeudal en países como la India y el sistema imperialista, que no sólo está destruyendo las vidas de miles de millones de personas, sino que se ha convertido en una grave amenaza para la propia supervivencia de la humanidad.

Emprendamos las siguientes tareas durante el año que tenemos por delante con el fin de superar la difícil situación a que nos enfrentamos y aprovechar mejor la excelente situación revolucionaria, cada vez más favorable para la Revolución en la India y en todo el mundo.

Tareas:

- ¡Derrotemos la tercera fase de la Operación Green Hunt, así como los planes Misión-2016 de Bastar y el Plan de Acción Saranda, que forman parte de dicha operación! Debemos avanzar para lograr más victorias en la guerra popular con el fin de cumplir la tarea central. Debemos analizar las experiencias de la guerra popular durante el pasado año para enfrentarnos a la tercera fase de la Operación Green Hunt, así como a los planes Misión-2016 de Bastar y el Plan de Acción Saranda, que son parte de dicha operación. Debemos extraer las lecciones positivas y negativas de dichas experiencias tras analizarlas y sintetizarlas. Debemos formular planes, tareas y tácticas adecuados para lograr más victorias. Debemos idear igualmente métodos adecuados de la línea de masas para unificar la voluntad y las capacidades de nuestra guerra popular.

- Consolidemos los comités del Partido a todos los niveles por medio de la campaña de bolchevización.

- Celebremos el 50º aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria y del levantamiento de Naxalbari, el centenario de la Revolución Socialista Soviética, que conmovió al mundo, y el bicentenario del nacimiento del maestro del proletario internacional, Karl Marx, con todo el entusiasmo revolucionario!

- Concentrémonos en la reforma agraria revolucionaria, que es la base de la Revolución de Nueva Democracia.

La reforma agraria revolucionaria constituye la base esencial de la Revolución de Nueva Democracia. La reforma liberará a las masas campesinas, que representan la mayoría de la población, económica, política y culturalmente. Es ésta la manera de ganarse el apoyo inquebrantable de las masas campesinas y de conseguir el éxito de la Revolución de Nueva Democracia por medio de la guerra popular prolongada. La pantomima de las reformas agrarias de las clases dominantes reaccionarias ya no funciona y, por ello, hacen como si procuraran con sus políticas económicas liberales algo de alivio a los campesinos sin tierras, que no pueden permitirse el lujo de comprarlas. En este contexto, nuestra reforma agraria revolucionaria creará condiciones favorables para la Revolución.

- ¡Movilicemos al pueblo a gran escala, como en los movimientos de Lalgarh y Narayanapatna, contra las políticas neoliberales imperialistas, los desplazamientos y otras cuestiones políticas, económicas y sociales! ¡Que las organizaciones, fuerzas e individuos revolucionarios y democráticos construyan un poderoso movimiento popular de amplia base, movilizando a las grandes masas!

- Construyamos un poderoso movimiento militante unificando a las fuerzas revolucionarias, a las fuerzas y organizaciones democráticas y progresistas, a las minorías y a las fuerzas laicas, en contra del fascismo hinduista-brahmánico.

- ¡Construyamos un amplio movimiento popular uniendo al pueblo en diversos frentes entorno a cuestiones como los adivasis, los dalits, las mujeres y las minorías religiosas!

- ¡Salvemos la democracia! ¡Luchemos contra las fuerzas enemigas de uniforme y las bandas contrarrevolucionarias y reaccionarias que pisotean los derechos humanos!

Nuestro Partido defiende y fomenta la democracia y los derechos humanos. Respeta todo tipo de derechos y libertades, tales como la libertad de expresión, de asociación, de organización, etc.

- ¡Solidaricémonos con las luchas de los cachemires, nagas, manipures, asomes, bodos y otras nacionalidades que combaten por el derecho a la autodeterminación y el derecho a la secesión!

- ¡Apoyemos el movimiento antiimperialista mundial! ¡Movilicémonos en solidaridad con él en la India!

Con saludos revolucionarios,

Comité Central,

PCI (Maoísta)
28 de julio de 2016